¿Qué pasa si mi jefe muere?

Contrato de trabajo Flavien Chantrel | Publicado el 21/10/2014 – Actualizado el 17/11/2015

Para el empleador individual, su familia, pero también para el (los) empleado (s), la cuestión de la muerte no es trivial.

¿Qué pasa si mi jefe muere?

En caso de fallecimiento del empleador individual, existen dos posibilidades para los empleados: el mantenimiento del contrato de trabajo o su rescisión el día del fallecimiento. De hecho, la muerte del empleador es el único caso en el que no existe la obligación de respetar el procedimiento de despido.

Mantenimiento del contrato de trabajo

El contrato continúa si el cónyuge del empleador fallecido desea mantener al empleado a su servicio. Se debe redactar una enmienda al contrato especificando el nombre del nuevo empleador y la fecha de este cambio.

Terminación del contrato de trabajo

Si el empleador vivía solo o el cónyuge no desea quedarse con el empleado, el contrato finaliza el día del fallecimiento. En este caso, aparecen dos escenarios: los herederos aceptan la sucesión o la rechazan.

En el primer caso, deberán notificar al empleado su despido, abonarle su último salario así como una indemnización por preaviso, despido y vacaciones pagadas.

Por el contrario, si renuncian a la sucesión, es el Tribunal de Grande Instance del domicilio del causante el que liquida la sucesión.