¿Qué hacer cuando una entrevista de trabajo salió mal?

La entrevista de trabajo | Publicado 28/05/2020

A pesar de una preparación rigurosa y una motivación abrumadora, no está orgulloso de su entrevista de trabajo y está convencido de que falló. ¿Cómo recuperarse después de un episodio así? ¿Es posible corregir la situación?

¿Qué hacer cuando una entrevista de trabajo salió mal?

El reclutador no fue lo suficientemente receptivo ni distante, no ha logrado ilustrar sus conocimientos o no ha podido responder a determinadas preguntas. Cualquiera sea la razón, el resultado está ahí: sabes cómo es una buena entrevista, y esta no salió bien. Pero no todo está necesariamente perdido, aún puede sacar algo positivo de esta experiencia y quién sabe, ¡quizás ponerse al día con el reclutador!

Empieza a soplar

Después de una mala entrevista, es tentador reaccionar de forma exagerada y abrumarse con lo que debería o no debería haber hecho. Especialmente cuando se trata de un puesto importante, al que realmente aspiras. En primer lugar, tómate un tiempo para ti mismo, para desestresarte y dejar madurar lo sucedido. Permítase tiempo para digerir el evento para analizarlo mejor.

Baja tus sentimientos

Si bien es posible que no le importe eso, trate de tomarse el tiempo para escribir una reseña de esta entrevista mientras aún está fresca. Este ejercicio le permite tener una visión más clara de lo que hizo bien y lo que salió mal. Puede anotar sus impresiones del lugar, sus sentimientos sobre el ambiente, su comportamiento, así como el de los reclutadores.

Una vez que tenga sus impresiones en papel, será más fácil identificar los errores que cometió durante la entrevista. ¿Crees que estabas demasiado estresado? ¿Era esa tu actitud? ¿Respondiste algo mal? ¿Olvidó preparar algunas preguntas o no destacó su trayectoria profesional?

¿Qué dice el lenguaje corporal sobre ti en la entrevista?

Tómate el tiempo para analizar la entrevista.

A continuación, averigüe por qué cometió estos errores. ejemplo, ¿tal vez dio la impresión de ser alguien hiperactivo porque hablaba rápido o movía una pierna, cuando estaba muy nervioso? ¿O habló mal de uno de sus antiguos empleadores porque el reclutador le preguntó por qué dejó su trabajo? ¿O el reclutador no fue muy amable y se recuperó distraídamente de tus palabras, lo que te distrajo? Para cada ejemplo, pregúntese si reaccionó o respondió de la manera correcta. Independientemente de los errores, intente identificarlos para poder evitarlos la próxima vez.

Toma lo positivo de tus entrevistas

Pero no se concentre solo en lo que debería haber hecho o en lo que hizo mal. Sin duda, ha respondido bien a determinadas preguntas y ha reaccionado bien a determinadas situaciones. Podría ser la forma en que presentó sus antecedentes, su proyecto profesional, sus habilidades o las preguntas que hizo al final de la entrevista. Escriba lo que “hizo” en el fondo de su mente y asegúrese de reiterar lo que funcionó en futuras entrevistas.

Las claves para describir su posición ideal para la entrevista

Dale tus impresiones al reclutador

Tan pronto como sea posible, envíe un correo electrónico al reclutador para agradecerle por haberle concedido esta entrevista y darle su opinión. Cuéntale, de manera reflexiva y profesional, lo que te pareció la entrevista desde un punto de vista general, pero también lo que crees que has expresado o explicado mal (evitando confundirte con excusas).

¿Estabas estresado y crees que ahí es donde sentiste que te perdiste la entrevista? Dile. Lo más probable es que aprecie su transparencia y honestidad. Con un poco de suerte, incluso podrá pasar una segunda entrevista para rectificar la situación y demostrar que está hecho para el trabajo.

Sea cortés y constructivo

Por otro lado, si no te gustó su forma de hacer las cosas durante la entrevista y quieres decírselo, mide tus palabras y exprésate de manera constructiva.

Si le reprocha haber despachado rápidamente la entrevista, sin tratar de comprender sus antecedentes y sus experiencias, tiene todo el derecho de decírselo. Si no es intencional, su observación lo hará consciente de su comportamiento. Si, por el contrario, es voluntario por su parte, puede darte las razones.

Además, compartir sus sentimientos sobre la entrevista es una forma de mostrar su iniciativa y determinación.

¿Cuánto tiempo dura una entrevista de trabajo?

Pídale comentarios sobre su entrevista

Si da el paso y se esfuerza por dar su punto de vista, el reclutador probablemente hará lo mismo. Como especialista en reclutamiento, es capaz de brindarle valiosos consejos para las próximas entrevistas que aprobará (si, por supuesto, no es seleccionado para el puesto).

Finalmente, si sus primeras impresiones fueron válidas y no está atrapado en el negocio, está bien. En el mejor de los casos, esta entrevista le habrá abierto los ojos a sus defectos, le habrá enseñado a adaptarse a determinadas situaciones y a afinar sus técnicas. En el peor de los casos, habrá sido una pérdida de tiempo. Pero en ningún caso este episodio debe erosionar su confianza en sí mismo. Tómate un tiempo para descansar, cambia de opinión, pero no te detengas con esa mala nota.

Tendrá múltiples oportunidades de postularse a otras empresas que le gusten tanto, ¡si no más!

Crédito: Oleksii / stock.adobe.com