Prepárese para una entrevista de trabajo exitosa

Entrevista de trabajo de Flavien Chantrel | Publicado el 24/11/2006 – Actualizado el 17/11/2015

Para tener éxito en una entrevista de trabajo, no hay ningún secreto, hay que estar preparado. Samuel Marchand, director asociado de De Graët Consulting, da algunos consejos a seguir antes, durante y después de la entrevista.

Prepárese para una entrevista de trabajo exitosa

¿Cómo llegar sereno antes de una entrevista?

Para llegar relajado a una entrevista hay que prepararse bien. Primero, ten un plan en mente para tu viaje: sé capaz de presentarlo de manera precisa, coherente y concisa. Sin ser demasiado erudito, el candidato debe conocer las fechas, la plantilla, la facturación de las empresas en las que ha trabajado. Insistir también en las articulaciones de su carrera (“por qué me fui”, “por qué me incorporé a esta empresa”), para mostrar la coherencia de su trayectoria. Posteriormente, también debes prepararte para cubrir el puesto, conocer la empresa, tener algunas preguntas en mente.

En el momento de la entrevista, ¿qué información esencial debe brindar sobre su carrera?

Tienes que presentar las empresas en las que trabajaste, porque no necesariamente las conoces. Incluso para grupos grandes, no olvide presentar la estructura o división (oficina central, sitio de producción, etc.), su lugar en el organigrama, el contenido de su puesto.

¿Tienes que intentar sacar una lógica en tu carrera y también hablar de lo que no aparece en tu CV?

Sí, y céntrate en los logros concretos. En el CV, damos mucha y poca información. No debemos poner al mismo nivel una experiencia de un año y otra de diez años. Durante la entrevista, también es importante resaltar la especificidad de su carrera. ejemplo, para un director financiero, la implementación de ERP.

Mantenerse natural, ser uno mismo no siempre es fácil …

Atrás quedaron los días en que el consultor se encuentra frente al candidato con un equilibrio de poder. No estamos allí para atrapar a los candidatos, sino para comprenderlos. Nuestro papel también es hacer que se sientan cómodos durante la entrevista. De todos modos, nadie tiene un viaje tranquilo, todos hemos tenido momentos más o menos complicados. Un vendedor puede tener años más difíciles que otros, pero eso no lo convierte en un mal candidato.

¿Tampoco debemos evitar sus experiencias negativas?

Siempre es más interesante descubrir la personalidad de un candidato, ver cómo funciona ante los problemas. Si ha evolucionado en un contexto difícil, le preguntaremos qué ha puesto en marcha para mejorar la situación, cuáles han sido sus reacciones … Además, los candidatos suelen decirnos que es su experiencia, la más interesante. Cuando la situación es complicada, hay que implementar soluciones, ser imaginativo y ahí es donde se obtiene la mayor cantidad de dinero.

¿Todavía hay errores que evitar, como decir cosas malas sobre su antiguo empleador?

No necesariamente. Si abandona una empresa es por motivos específicos. A veces puede estar en desacuerdo con la estrategia, encontrar dificultades en las relaciones dentro de la empresa. Todo se puede explicar. Depende de nosotros mostrar empatía para entender estas situaciones e identificar las responsabilidades de cada uno.

¿Cómo saber si la entrevista salió bien?

¡Debes preguntar! Los candidatos pueden hacer preguntas al final de la entrevista: “¿Consideras que fui claro?”, “¿Tienes alguna pregunta sobre mi experiencia?”, “¿Tienes alguna pregunta? ¿Crees que mi candidatura puede ser adecuada? ? “… Incluso podemos dar consejos, con toda humildad, en relación a la entrevista, qué trabajar en la presentación del curso. La entrevista es ante todo un intercambio. Como reclutadores, debemos ser transparentes con los candidatos.

Durante una segunda entrevista con el empleador, ¿qué más necesita mostrar?

El candidato tiene todo el interés en mostrar motivación y conocimiento de la empresa. Tienes que ser un poco más concreto, técnico, hacer preguntas sobre los productos. En esta etapa del proceso de selección, el candidato tiene a su disposición una determinada cantidad de elementos sobre el puesto y la empresa que deben permitirle mostrar o no la motivación.

> Lea también nuestro apartado práctico sobre la entrevista de trabajo.