Ponga a su empleador en el armario: ¿cómo reaccionar?

Vida empresarial Priscilla Gout | Publicado el 26/11/2014 – Actualizado el 17/11/2015

A veces, más que “deshacerse” de un empleado o de un ejecutivo, la empresa los deja a un lado gradualmente para que terminen dejándose solos. El empleado suele experimentar muy mal esta estantería. Sin embargo, existen remedios. Asesoramiento del Maître Ballu-Gougeon, abogado en derecho laboral en Rennes.

Ponga a su empleador en el armario: ¿cómo reaccionar?

La “estantería” es un concepto vago que puede depender de los sentimientos del empleado. ¿Cómo saber si es efectivo o no?

Si el empleado tiene obligaciones para con su empleador, el empleador también las tiene. Los principales son el pago de salarios y la obligación de proporcionar trabajo al empleado. Por lo tanto, la exclusión se manifiesta en la ausencia de trabajo otorgado al empleado. Esto constituye culpa del empleador.

¿Cuáles son los remedios para el empleado que se reservan? ¿Deberíamos acudir de inmediato al Tribunal Laboral?

El empleado puede emprender acciones legales. El juez entonces tomará nota de la culpa del empleador y pronunciará la rescisión del contrato por agravios del empleador.

El juez estudiará las condiciones concretas de trabajo y especialmente su degradación.

Pueden resultar en:

– la eliminación de algunas de las herramientas de trabajo como el teléfono celular, la computadora o incluso el escritorio;

– exclusión de reuniones de trabajo o decisiones en las que el empleado estaba asociado habitualmente;

– ser el único que no se beneficia de promociones o bonificaciones profesionales.

¿Cuáles son los riesgos para un gerente y la empresa por tales prácticas?

Si se reconoce la culpa, el empleador deberá pagar grandes sumas de entre 6 meses y dos años de salario. También es común que estos refugios vayan acompañados de acoso por parte del empleador. El Consejo de Prud’hommes también puede tomar nota de esto y ordenar al empleador que pague una indemnización.

> Para obtener más información del Maître Ballu-Gougeon, visite www.scpbgv-avocats.fr