Jóvenes titulados: ¡apuesta también por las habilidades interpersonales!

El primer trabajo Flavien Chantrel | Publicado el 05/03/2010 – Actualizado el 06/06/2016

Tener un buen título en el bolsillo no siempre es suficiente para encontrar trabajo. Entre varios candidatos, a menudo es la personalidad la que marca la diferencia. Explicaciones.

Jóvenes titulados: ¡apuesta también por las habilidades interpersonales!

Las empresas esperan conocimientos técnicos de los candidatos, pero cada vez más están muy atentos a las habilidades interpersonales. En particular, entre los jóvenes graduados que aún no tienen mucha experiencia profesional que ofrecer. Este célebre saber hacer no se limita a la personalidad, a la capacidad de integrarse en una empresa o de apropiarse de los modos de funcionamiento y la cultura del empleador. Es un conjunto que permite a los reclutadores elegir entre candidatos con competencias o diplomas equivalentes.

Las habilidades sociales no se pueden aprender en la escuela

Así, las habilidades sociales adquieren cada vez más importancia a la hora de contratar a un joven titulado, incluso en profesiones técnicas como la informática o la relación con el cliente y otros servicios son garantía de eficacia.

Al final, el saber hacer es todo aquello que no se puede aprender en la escuela pero que ayuda a poner aceite en el funcionamiento de la empresa: adaptabilidad, espíritu de análisis, comunicación, toma de decisiones., Organización … Todo mezclado con tu personalidad. .

Cualquier experiencia es buena para llevar

Pero, ¿cómo se puede presentar este saber hacer sin exagerar? Primero comience a identificar las necesidades de la empresa en la que desea trabajar. Un recorrido rápido por su carrera o sitio de RR.HH. le dará las claves de la filosofía y los valores necesarios para integrarse bien. También es una buena manera de identificar con precisión las posiciones que realmente se adaptan a usted (más allá de las habilidades requeridas).

Luego, en el CV de un joven egresado, te interesa detallar ciertas experiencias extraprofesionales que te han permitido adquirir un poco de estas habilidades interpersonales: compromiso asociativo, práctica de un deporte a buen nivel, voluntariado o pasiones culturales. Lo mismo ocurre con los trabajos de verano que, aunque estén lejos del codiciado puesto, te han permitido adquirir una cierta cultura empresarial. Finalmente, durante la entrevista, no olvide recordar las lecciones que ha aprendido de una pasantía en términos de métodos de trabajo o habilidades interpersonales.

Todos estos componentes, que constituyen habilidades interpersonales, permiten marcar la diferencia y tranquilizar al reclutador. Para un joven titulado, la trifecta ganadora se puede resumir así: saber hacer, buenos modales y buenos modales …