Entrevista de trabajo: que hacer si llegas tarde

Entrevista de trabajo de Flavien Chantrel | Publicado el 20/02/2015

A los reclutadores les gusta la puntualidad. Sin embargo, puede haber ocasiones en las que llegue tarde a una entrevista de trabajo. Aquí le mostramos cómo ponerse al día y no (demasiado) penalizarse el día de la entrevista.

Entrevista de trabajo: que hacer si llegas tarde

El veredicto es definitivo: el 12% de los reclutadores no tolera ningún retraso, según un estudio realizado por Robert Half. Un retraso de entre 1 y 5 minutos está mal visto por el 28,5% de los reclutadores, cifra que se eleva al 37% para una espera que oscila entre los 6 y los 10 minutos. Para estos últimos, tal retraso revela una falta de profesionalismo, respeto hacia ellos en particular o una débil motivación para el puesto. Una suma de impresiones que te penalizarán si no sabes cómo resolver la situación.

Notificar al reclutador

En caso de retraso, ya sea en su vida profesional o personal, solo una regla: alertar y disculparse. Para hacer esto, por supuesto, debe haber pensado en tomar el número de teléfono de la empresa que va a visitar o al menos, en su defecto, una dirección de correo electrónico. Cuando llame, tenga muy claro cuánto tardará en llegar.

¿Deberíamos justificar nuestra demora?

“Mi perro se tragó mi corbata, la que me quedaba gris, tuve que cambiarme de disfraz”. “Mi auto no arranca”… Es fácil encontrar una excusa para justificar el retraso. ¿El reclutador quiere escucharlos? No necesariamente. A menos que su retraso esté relacionado con el retraso de un tren o autobús, otras excusas sugerirán que no se ha preparado lo suficientemente bien.

Más de media hora tarde, ¿qué hago?

Llamaste al reclutador, te informaron de la hora a la que vas a llegar y le explicaste que eres víctima de un imponderable. Eso es bueno, has respetado las reglas del decoro. Ahora, ¿deberíamos continuar con las operaciones? Sí definitivamente. En el peor de los casos, su entrevista se pospondrá para el día o la semana. En el mejor de los casos, su determinación también demostrará su motivación.

¿Se tolera de antemano?

Comprenderá que a los reclutadores no les gustan los que llegan tarde. Pero también es cierto para las personas que tienen demasiada prisa por dejar de fumar. Si es demasiado pronto, puede parecer una persona insegura y ansiosa. Y si hay otros candidatos presentes, puede que te estreses más. En cuanto al reclutador, tendrá que encontrar un lugar para hacerte esperar. En definitiva, el día de la entrevista, llega unos minutos antes, ni más ni menos. Buena suerte para el día D.