¿Cómo funciona el trabajo nocturno?

Vida de la empresa Gaëtan Briand | Publicado el 04/05/2016

El trabajo nocturno afecta a más de 3,5 millones de empleados, una cifra en constante aumento. Pero, ¿qué define el trabajo nocturno? ¿Cómo se enmarca la ley? ¿Cómo se remuneran las horas nocturnas y cuáles son las recompensas?

¿Cómo funciona el trabajo nocturno?

Por ley, el trabajo nocturno solo se refiere a los períodos de actividad entre las 9 p.m. y las 6 a.m. En determinados casos, dependiendo de los convenios de empresa y convenios colectivos, se podrá establecer otro periodo de 9 horas consecutivas entre las 21:00 y las 7:00 horas, siempre que se incluya el intervalo entre 24 horas y 5 horas.

¿A quiénes afecta el trabajo nocturno?

Un empleado puede reclamar la condición de trabajador nocturno únicamente:

  • si ha realizado su actividad al menos dos veces por semana de acuerdo con su horario habitual de trabajo, y estas horas incluyen al menos tres horas del denominado tiempo de trabajo “nocturno”,
  • o si ha trabajado 270 horas (o cualquier otra mínima definida por los convenios de la empresa) de trabajo nocturno durante un período de 12 meses consecutivos.

Protección de los empleados:

El trabajo nocturno está prohibido para los menores, a menos que exista una exención. Además, las trabajadoras embarazadas se benefician de una protección especial que les permite no trabajar de noche. Salvo circunstancias excepcionales o convenio colectivo, el trabajo nocturno no debe exceder una duración diaria de 8 horas, así como una duración semanal de 40 horas. Un empleado que trabaja durante el día no puede obligar a su empleador a trabajar de noche si puede demostrar que es incompatible con sus obligaciones familiares (cuidado de los hijos, persona a cargo en tutela, …).

Finalmente, la salud de un trabajador nocturno está sujeta a un extenso control médico, lo que resulta en exámenes de aptitud cada seis meses como máximo.

¿Cuáles son las recompensas del trabajo nocturno?

Además de la protección legislativa y la vigilancia médica especial de la que disfruta, el trabajador nocturno puede tener ciertas contrapartes. Legalmente, el empleado debe beneficiarse de un descanso diario mínimo de 11 horas entre cada período de trabajo nocturno. Además, su empleador puede otorgarle un aumento de salario o tiempo libre compensatorio adicional. Estos beneficios se definen generalmente en convenios colectivos o convenios de empresa.

Por ejemplo, un empleado del sector de la distribución que trabaja de noche puede ver su salario incrementado en un 20%. Del mismo modo, un cambio de carril colocado en 3×8 puede beneficiarse de dos o tres días de descanso compensatorio. Por otro lado, desde el 1 de enero de 2015, el trabajo nocturno se considera un factor de dificultad y de hecho contribuye a la cuenta de prevención de dificultades personales.