Bruto, neto, 13º mes … ¿Cómo negociar tu salario?

Remuneración Priscilla Gout | Publicado el 31/05/2013 – Actualizado el 24/02/2016

Para negociar su salario durante el ejemplo de la entrevista de evaluación, es mejor estar en la misma onda que el reclutador para evitar malentendidos. A continuación, se ofrecen algunos consejos de Cécile Bagot, responsable de contratación de Regionsjob.

Bruto, neto, 13º mes ... ¿Cómo negociar tu salario?

CecileBagotcursoslanbide-150x150Aconsejaré negociar en bruto y no en neto, porque el empleador siempre habla en bruto. Entonces hay varios escenarios:
– Como parte de la entrevista de trabajoEn primer lugar, recuerde que no necesariamente negocia su salario durante la primera entrevista, pero da sus elementos previos de compensación y sus deseos de compensación. Luego, durante la siguiente entrevista viene la fase de negociación. En este punto, es necesario especificar, en el caso de que no haya parte variable, de cuántos meses se está hablando: 12 meses o 13 meses. Puede marcar una diferencia en su nivel de vida todos los meses …

También debes estar atento a lo que está incluido en la compensación ofrecida por el empleador, o en lo que recibiste durante tu puesto anterior, porque no todos los empleadores cubren lo mismo: participación, cualquier tipo de incentivo, bonificaciones … Tú necesita saber qué representan estos beneficios en su nómina. En definitiva, tienes que analizar tu antigua nómina para negociar la nueva: tu teléfono fijo y el resto. Sin embargo, sin entrar en demasiados detalles, como entradas de restaurante o seguros mutuos …

– Como parte de una solicitud de aumento, puede hablar en números al principio. Ejemplo: Actualmente estoy en 2000 euros netos y me gustaría ganar 2100 euros netos. Pero también es necesario saber cuánto representa en porcentaje el margen de aumento solicitado para poder reaccionar ante la posible propuesta del empresario. De ahí el interés en prepararse bien para esta negociación salarial …

En definitiva, en todos los casos, recuerda que el reclutador casi siempre habla en crudo, que es necesario precisar bien las cosas y ser claro para evitar sorpresas o malentendidos.