5 malos hábitos a evitar en una entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo de Guirec Gombert | Publicado el 01/02/2017 – Actualizado el 22/01/2018

Aquí tienes algunos consejos para deshacerte de esos malos hábitos que estropean una entrevista de trabajo.

5 malos hábitos a evitar en una entrevista de trabajo

1. No tener el tono adecuado

Optimista y decidido. Esta es la imagen que desea mostrarle al reclutador. Pero tenga cuidado de no exagerar. Corre el riesgo de parecer arrogante y molestar a la otra persona. Por el contrario, no se subestime, no minimice sus habilidades y experiencias. El pesimismo nunca es muy atractivo. Para ser lo más natural posible, solo una regla: prepárese para su entrevista enumerando sus puntos positivos, repitiendo frente a un tercero.

2. Hablar demasiado rápido

“¿Por qué dejaste tu empresa anterior? “ Si la razón subyacente es una incompatibilidad de humor entre usted y su jefe, o cualquier miembro de la empresa, no justifique su partida de esta manera. No es disparando en el montón lo que convencerá al reclutador. Su motivación siempre debe exhibirse de manera profesional: deseo de un nuevo entorno laboral, diferentes metas profesionales, etc.

3. No tener la actitud adecuada

La primera impresión es la buena, sonríe a tu interlocutor, dale la mano de forma natural, ponte cómodo en el sillón. Por supuesto, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Pero aún trata de controlar tu estrés. Aprovecha esta entrevista para conversar en la que eres el centro de atención. Use sus brazos para apoyar sus palabras y mire a la otra persona a los ojos. ¡Tu seguro pagará!

4. No hacer las preguntas correctas

“¿Cómo es el sistema de bonificación?” “¿A cuánta licencia tendré derecho?” “¿Cuánto tiempo durará esta entrevista?” “¿Puedo hacer una llamada telefónica rápida?” “¿Puedo teletrabajar?” Cuando el reclutador le da la palabra, quiere especialmente que reaccione a lo que le haya dicho. Sus preguntas deben relacionarse con el puesto, la vida diaria en el trabajo, su puesto en la empresa, las oportunidades de desarrollo (posiblemente, tenga cuidado si la empresa es pequeña, puede que no haya nada planeado a continuación…), las acciones futuras. Los beneficios de su trabajo deben preguntarse más tarde e idealmente después de que el reclutador los mencione.

5. No juegues al juego de las entrevistas

La actitud también pasa la mirada. Por el lado del código de vestimenta, la entrevista cumple con estándares bastante estrictos: trajes para hombres, pantalones-blusas para mujeres. Se requiere un ambiente discreto sin ceder a demasiados artificios (colores chillones, maquillaje fuerte, joyería-relojes bling-bling, etc.). Si no tienes traje, elige un atuendo clásico. En cualquier caso, use su ropa con anticipación para asegurarse de estar cómodo con ella el día de la entrevista.

> Encuentra todos nuestros consejos sobre la entrevista de trabajo