5 consejos para encontrar trabajo en otra región

La estrategia de búsqueda de empleo de Guirec Gombert | Publicado el 19/04/2017 – Actualizado el 22/01/2018

¿Quieres volver a tus tierras originales o simplemente cambiar tu horizonte? A continuación, se ofrecen algunos consejos para completar su proyecto.

5 consejos para encontrar trabajo en otra región

Cada año, 1,2 millones de franceses cambian de región, según INSEE. Sin embargo, no es tan fácil hacer realidad tu sueño. Primera dificultad: convencer a los reclutadores de que lo contraten, cuando suelen favorecer a los candidatos que ya viven cerca.

1. Demuestre su participación

Muchos empleadores despedirán inmediatamente a los candidatos que no vivan cerca de la empresa. Para convencerlos de que eres la persona adecuada, pero sobre todo de que no vienes a esta nueva región como un simple turista, tendrás que ser persuasivo.

Para ello, tendrás que justificar tu deseo de instalarte en esta nueva región o, más fácil de justificar, volver a tu tierra natal. No hace falta decir que para justificar su deseo por el sur, por ejemplo, el factor sol tendrá poco efecto con el reclutador. Los argumentos correctos vendrán después de haber estudiado la vida local, lo que implica haber pensado detenidamente en su proyecto. Asimismo, en tu CV, no dudes en agregar “Buscando trabajo XXX, en la región XXX”.

2. Tener una dirección postal local

Este es un consejo bien conocido pero aún efectivo: cuando solicite en otra ciudad, proporcione una segunda dirección postal, cerca de la empresa local. Una estrategia que te impide mentir pero te permite demostrar que tienes los recursos suficientes para estar rápidamente operativo en la codiciada ciudad.

No dudes en justificar que ya tienes un círculo de amigos o familiares en la región y que acudes habitualmente. Una vez más, eso tranquilizará al empleador.

3. Conozca el mercado laboral local.

Si quieres irte pero aún no has visto ofertas de trabajo interesantes, multiplica las fuentes de información sobre el mercado laboral local. En este ámbito, Internet es una mina de información. También puede contactar directamente con las Cámaras de Comercio e Industria de la región. Su red también es una herramienta preciosa para solicitar: quién sabe, un amigo de un amigo puede estar al tanto de un lugar que se está abriendo en su empresa. Si puede ir con regularidad a su próximo lugar de vida, no dude en visitar las empresas de contratación y el centro de empleo local.

La colección “Guides s’installer à” también está llena de información práctica de calidad sobre las principales aglomeraciones francesas. Se analiza el mercado laboral y sus principales indicadores (salario promedio, desempleo) y se identifica una lista de los principales empleadores de la región.

4. Esté preparado para ciertos sacrificios

Si es parisino, a menos que cambie de región para desarrollar su carrera, a veces tendrá que aceptar una reducción de salario. Las diferencias de precios entre París y la provincia siguen siendo significativas, especialmente en lo que respecta a la vivienda. Según el INSEE, la diferencia de ingresos netos entre París y las provincias es en promedio del 29%. Sin embargo, tenga cuidado de no subestimar su salario al mudarse o, por el contrario, inflarlo artificialmente solicitando en la región de París.

De hecho, si vamos a creer en el Barómetro de salarios editado por Randstad, las diferencias salariales son a veces mucho menores. Un ejemplo concreto: un contador gana una media de 1.647 euros en París frente a unos ingresos de 1.619 euros en Lemosín. Algo en lo que pensar en vista de los precios de la vivienda. En definitiva, aquí de nuevo necesitarás aprender todo lo posible sobre el mercado laboral en tu sector de actividad para no cometer errores durante la entrevista de contratación.

5. Piense en la entrevista de trabajo

Es el gran día, finalmente tienes una entrevista. Y, por supuesto, tendrá que justificar su deseo de cambiar de región. Una pregunta legítima: ¿por qué cruzar Francia en busca de trabajo? Los estudios pueden mostrar la falta de movilidad de los franceses, los reclutadores siempre deben estar tranquilos.

Otra dificultad: cómo imponer tu propio tiempo sin apuntar al reclutador. De hecho, si tiene que viajar al otro extremo de Francia para una primera entrevista, puede costarle caro. Especialmente porque no podrá abordar el tema del reembolso de los costos de transporte. Sugiera que puede comunicarse con usted por teléfono, videoconferencia o chat. Una solución que demuestra tu seriedad y que un reclutador motivado entenderá a la perfección.