10 consejos para no estresarse en una entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo de Priscilla Gout | Publicado el 13/11/2014 – Actualizado el 24/04/2019

Es perfectamente normal estar estresado antes de una entrevista de trabajo. Pero perder sus medios frente al reclutador puede hacer que pierda el trabajo que tanto esperaba. Estos son nuestros consejos para aprender a manejar el estrés antes y durante la entrevista de trabajo.

10 consejos para no estresarse en una entrevista de trabajo

Prepara tu entrevista adecuadamente

Vuelve a leer tu candidatura, la oferta de trabajo, investiga sobre la empresa, sus novedades … Ajusta tus conocimientos según el puesto que quieras y prioriza tu investigación: crecimiento externo, comunicación, valores …

Anticípese a preguntas difíciles

Recuerda preparar una respuesta adecuada a los posibles “reproches” que se puedan hacer sobre tu rumbo y tus puntos débiles para no desestabilizar. Esto demostrará que tiene una relación sana con todas las etapas de su viaje.

Hacer una simulación

Entrene con un ser querido que esté listo para desempeñar el papel de reclutador. Esto le ayudará a visualizar la entrevista y preparar sus respuestas a preguntas difíciles. Incluso puedes filmar esta entrevista ficticia con tu teléfono inteligente para identificar mejor tus fortalezas y debilidades, así como tus tics del lenguaje, tus gestos parasitarios …

Descansa y relájate antes

No tiene sentido “revisar” todo el día, es la mejor manera de estresarse. Prepare algunas tarjetas de notas para tener en cuenta el esquema de su presentación y vuelva a leerlas en silencio antes de la entrevista. Para los más ansiosos, una sesión de sofrología el día anterior con un profesional puede ser beneficiosa. ¡A grandes males, grandes remedios!

Trabaja en tu autoestima

Si todas las técnicas de relajación y simulación de entrevistas no logran lidiar con su estrés, entonces será su confianza en sí mismo lo que deberá trabajar junto con su autoestima. Si alguna parte de sus antecedentes en su CV es motivo de preocupación, no dude en volver a trabajar. Y si no puede sacar la cabeza del agua por su cuenta, investigue a los que le rodean para que miren hacia afuera: entonces sabrá si se está preocupando de manera incorrecta o correcta.

Establezca un punto de “logística” el día anterior.

Verificar la dirección y la hora de su cita es una buena manera de evitar cometer errores y llegar tarde. También prepara el atuendo que planeas ponerte, te ahorrará perder tiempo pensando qué ponerte, especialmente si tu entrevista se lleva a cabo temprano en la mañana. Verifique el tiempo de viaje si es una ruta de la que no sabe mucho y asegúrese de poder lidiar con lo inesperado, con un plan B.

Respira hondo antes de la entrevista

Inhale y exhale profunda y suavemente ante los primeros signos de estrés. Esta técnica parece trivial pero es la base de la relajación (en la clase de yoga por ejemplo) y funciona si se aplica correctamente.

Analiza la fuente de tu estrés

Mientras espera en la sala de espera, “diviértase” identificando las fuentes de su ansiedad. Al final, no es la entrevista la que genera el estrés sino los pensamientos negativos que los candidatos desarrollan a su alrededor. ¡Dígase a sí mismo que no tiene nada que perder sino mucho que ganar! Y a menudo es el miedo al miedo lo que nos desestabiliza: si le “da la bienvenida” a su estrés, bien podría desaparecer más rápido de lo esperado.

Mantente enfocado durante la entrevista

Para no perder el hilo. Hable por turno con la persona con la que está hablando. Enfatizado, el candidato puede tener una tendencia a monopolizar la palabra por temor a “silencios” en la conversación. Tome notas si es necesario, esto puede ayudarlo a aclarar ciertos puntos más adelante.

Sea activo, no pasivo

Su estrés no es causado por el reclutador, sino por usted mismo y su percepción de su juicio. Sea usted mismo, lo más sincero posible, y resalte lo positivo que puede aportar a la empresa. ¿No te necesita este? No dude en preguntarle por qué durante la negativa para comprender completamente sus posibles puntos débiles y trabajar en ellos para la próxima entrevista.